Apostar por la telemedicina, una inversión en el éxito en la salud de la empresa

La pandemia de COVID-19 ha acelerado el desarrollo de la telemedicina

Una opción que se ha mostrado como una herramienta muy útil en muchos aspectos, ya que permite acceder a atención médica de calidad en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Precisamente, es en el entorno laboral en donde la telemedicina tiene mucho que ofrecer: brinda inmediatez, agiliza el acceso a la atención médica no urgente y facilita la obtención de un diagnóstico, potenciando la satisfacción del equipo, entre algunos de sus beneficios.

A la hora de poner en marcha iniciativas destinadas a mejorar el bienestar de la fuerza laboral, la apuesta por la telemedicina supone una auténtica inversión en el éxito de un plan de salud. Se trata de una solución que se adapta con agilidad a contextos laborales en constante cambio, como el actual. Además, permite optimizar recursos, reforzar la conciliación entre la vida laboral y personal, y supone una excelente herramienta a la hora de atraer y retener al mejor talento. No hay que olvidar que nuestra manera de vivir está cambiando y, con ella, nuestras necesidades también se están transformando.

¿Qué es la telemedicina?

Se conoce como telemedicina a la aplicación de la telemática a la medicina, es decir, a la prestación de servicios médicos a distancia, para cuya implantación se emplean las tecnologías de la información y las comunicaciones. Siguiendo la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de la prestación de servicios de salud (en los que la distancia juega un papel determinante) por parte de profesionales sanitarios a través de la utilización de tecnologías de la información y la comunicación (TICs).

Los avances en la tecnología y las comunicaciones han sido esenciales en el campo de la salud y ello ha posibilitado también el desarrollo de la telemedicina, que se convierte en un instrumento clave en la sanidad actual para proporcionar una asistencia más eficiente y con menores costes, además de permitir el acceso a zonas geográficas en las que la asistencia médica no siempre tiene la cobertura adecuada.

La atención a los pacientes de manera remota es una cuestión que en los últimos tiempos, especialmente a raíz de la pandemia de coronavirus, ha cobrado todavía mayor relevancia para la sociedad en general, pero también para la salud laboral en particular.

¿Cómo puede beneficiar la telemedicina a la empresa?

La telemedicina es una opción cada vez más demandada por los empleados de todo el mundo para poder acceder a profesionales de la salud en cualquier momento y lugar, ya sea en casa o desde el puesto de trabajo.

Para las empresas, la telemedicina también representa una enorme oportunidad por muchos motivos:

  • Esta modalidad de asistencia sanitaria ofrece una disponibilidad total, pues ofrece la posibilidad de acceder a atención médica las 24h, todos los días del año.
  • Evita desplazamientos innecesarios para ser atendido por un profesional médico en un centro sanitario.
  • En momentos como el vivido durante la pandemia de COVID-19, la telemedicina en la empresa se ha convertido también en un sinónimo de seguridad, al no tener que visitar centros médicos en persona, con el riesgo que ello conlleva tanto para la persona en cuestión como para sus contactos (en este caso, también todos los compañeros de trabajo).
  • Permite que el empleado se convierta en sujeto activo de su propio bienestar, contribuyendo a que se sienta mucho más cómodo en el seguimiento de los procesos médicos y que aumente el conocimiento de su estado de salud. Además, aumenta su implicación en la adopción de hábitos de vida saludable.
  • Favorece la prevención en salud. Es importante recordar que la democratización de los smartphones permiten que la mayoría de la población tenga un dispositivo electrónico a su alcance, con infinidad de usos en el ámbito sanitario, y especialmente en el ámbito de la prevención.
  • Impulsa la adopción de hábitos de vida saludables, ya que muchas soluciones de telemedicina incluyen programas de coaching con los que es posible establecer objetivos saludables y contar con acompañamiento especializado para alcanzarlos. Es importante recordar que un estilo de vida saludable es el punto de partida de un buen rendimiento laboral, y que las empresas se sitúan en una posición preeminente para ayudar a sus empleados a alcanzar sus metas de salud.
  • Potencia la satisfacción del equipo. La posibilidad de acceder de forma ágil a consultas con profesionales de la salud, tanto para sí mismos como para sus familias, aporta tranquilidad al empleado y reduce su estrés. Y si éste se siente satisfecho, su compromiso hacia la organización se incrementará, y en consecuencia, también lo hará su productividad.

Así pues, queda claro que la tecnología aplicada a la salud se ha convertido en una excelente opción para contribuir a mejorar la calidad de vida de la fuerza laboral. Y tú, ¿ya apuestas por la telemedicina en tu empresa?

Otros artículos

Duty of Care: La seguridad y salud en las oficinas físicas y virtuales

Siempre se ha dicho que la salud es lo más importante pero, a raíz de la pandemia, la salud laboral se ha convertido aún más en un tema central para las empresas y para los trabajadores. Hablamos, claro está, tanto de salud física como de salud mental.

Desconexión digital: 'Workation'

Seguro que has oído hablar de los nómadas digitales y de cómo, desde que irrumpió la pandemia, cada vez más empleados que trabajan en remoto lo hacen desde hoteles en zonas turísticas o villas en plena naturaleza.

People Analytics: Indicadores claves

La transformación digital de las empresas genera grandes oportunidades a las compañías pero también supone nuevos retos de cara a la consecución de los objetivos.