¿Cómo empoderar a tus empleados para que alcancen su máximo potencial?

El empoderamiento o empowerment es un término de la psicología del trabajo que se está poniendo muy de moda en el mundo laboral.

A grandes rasgos, se refiere a delegar o traspasar autonomía, responsabilidad y poder a los trabajadores de una empresa para que ellos tengan la capacidad de solventar las dificultades y tomar decisiones sin que sea necesario el consentimiento de sus superiores. El objetivo es sustituir la clásica estructura piramidal por equipos autodirigidos.

Las empresas que han conseguido tener un equipo empoderado son aquellas que aplican una filosofía que se preocupa por el bienestar laboral, la salud y la relación humana. El empoderamiento orientado a la salud y la satisfacción de los empleados es un procedimiento a través del cual los individuos reciben la confianza necesaria para expresar sus deseos, exponer sus inquietudes, proponer tácticas de participación en las decisiones y desarrollar iniciativa para alcanzar sus requerimientos. De esta forma, los trabajadores son más conscientes de la conexión entre sus acciones y los resultados que cosechan.

Está demostrado que el uso del empoderamiento conlleva una serie de efectos positivos sobre todo el personal y, en general, sobre la compañía. Por una parte, los trabajadores se sienten más valiosos y valorados lo cual aumenta su autoestima, su creatividad e implicación con la compañía; por otra, al descentralizar, los jefes se liberan de algunas tareas secundarias y disponen de más tiempo para dedicarlo a las labores de dirección. Y, en suma, se incrementa la competitividad, asciende la productividad, se optimizan los resultados y se eleva la satisfacción de los clientes.

La implantación de la filosofía empowerment debe emerger directamente de la dirección, como parte de un plan de negocio. Estos son los pasos a seguir para empoderar a los empleados:

  • Descubrir el potencial de los trabajadores: utilizando técnicas cualitativas como el focus group se puede conocer la postura de los empleados ante el trabajo y que áreas son las propicias para concederles una mayor autonomía en las decisiones. Es un paso fundamental para distribuir competencias entre departamentos responsables y comprometidos con el trabajo.
  • Formación: los empleados deben conocer exactamente lo que se espera de ellos, por eso es preciso proporcionarles una formación continuada que los prepare para la nueva situación. Es recomendable la creación de foros donde se profundice en el concepto de empoderamiento y en las particularidades de su aplicación práctica.
  • Comunicación: es necesario abrir las vías de comunicación en varios sentidos, tanto compartiendo la información necesaria como creando foros donde los trabajadores puedan exteriorizar sus opiniones o facilitando el acceso de los empleados a las oficinas de los directivos. Al recibir esta muestra de confianza, los empleados se sienten obligados a comportarse de manera responsable con la compañía.
  • • Integrar para valorar: incluir a los trabajadores en los procedimientos de toma de decisiones tales como las reuniones de la junta directiva, escuchar sus ideas y tomarlas en consideración es una excelente forma de reconocer su criterio y la validez de sus acciones.
  • Toma de decisiones: para que la instauración del empowerment sea un éxito, cuando llegue el momento de la verdad y los empleados empiecen a tomar decisiones de forma más autónoma, el papel de los jefes también será clave. Solo deberán intervenir en el caso de que los propios trabajadores lo requieran o para asegurarse de que se mantienen dentro de los límites fijados. Recompensar la excelencia y estimularles para que sean más creativos, les impulsará a adoptar un comportamiento más dinámico en sus funciones y mejorará su rendimiento.

Con el paso del tiempo, se irá revelando la evolución individual de los empleados en función de sus capacidades y habilidades. Esto permitirá identificar el puesto ideal para cada uno de ellos y quienes son los trabajadores adecuados para ascender en el organigrama de la empresa y ocupar cargos de mayor responsabilidad.

Otros artículos

¿Cuáles son los aspectos que hay que valorar a la hora de contratar un seguro de salud para tu plantilla?

Hace un tiempo podíamos considerarlo una tendencia, pero apostar por la salud y bienestar de los empleados como eje de la estrategia de gestión de personas en una organización ya es una realidad hoy en día.

¿Conoces las nuevas tendencias en formación de 2019?

Ofrecer un valor añadido a los empleados es una forma de hacerles sentir parte de la organización.

Claves para la reincorporación de un empleado tras un cáncer

Cada año se diagnostican en España cerca de 228.500 nuevos casos de cáncer. De ellos, el 39% tiene menos de 65 años, y únicamente el 4% son menores de 39, según los últimos datos extraídos del Observatorio del Cáncer (AECC).