¿Cómo lidiar con el estrés en el trabajo?

El estrés es uno de los grandes factores de riesgo para la salud del siglo XXI.

Dado que, según el último estudio de Cigna360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond’ una de sus principales causas reside en el ámbito laboral (25%). Por esa razón, también es uno de los principales factores que contribuyen al absentismo laboral.

Si crees que estás sufriendo un cuadro de estrés, el primer paso para superarlo es tomar el control de tu salud, antes de que se convierta en un problema mayor. Te recomendamos que pongas en práctica los siguientes consejos para disminuir los niveles de estrés en el trabajo:

  1. Tómate tu tiempo. Entrar a la oficina, sentarte en tu escritorio y meterte de lleno con la carga de trabajo diaria no es la mejor manera de comenzar. En lugar de ello, haz una lista de todas las tareas que tienes/quieres completar ese día, calcula cuánto tiempo tardarás en realizar cada una de ellas y añade tiempo extra para asegurarte de que el tiempo no será un problema para completarlas. A continuación, prioriza y empieza por la que sea más importante.
  2. Si te sientes estresado, habla con tu superior. Si crees que tienes demasiado trabajo, habla con tu superior y exponle la situación en la que te encuentras. Intentar ocultar la forma en que te sientes o encubrir el hecho de que no puedes cumplir con los plazos marcados únicamente hará que tus niveles de estrés aumenten. Eres humano y el día sólo tiene 24 horas. Si no hablas del problema que tienes, nadie lo conocerá. En cambio, si hablas abiertamente sobre ello probablemente alguien te ayude a resolverlo.
  3. Mantén tu espacio de trabajo ordenado. Asegúrate de que tu escritorio esté limpio y ordenado, y de que tus documentos estén organizados. Puede parecer obvio, pero a mayor desorden, es posible que notes más desorganización.
  4. Cuéntalo. Dar el primer paso para hablar con alguien sobre tu carga de trabajo puede ser complicado. Por eso, una manera de abordarlo es pensar con qué compañeros de trabajo te sientes cómodo hablando, y organiza una reunión de 20 minutos con ellos. Piensa en lo que quieres decir y en cuál quieres que sea el resultado. Te ayudarán a pensar en soluciones, que podrás presentar a tu superior.
  5. Descansa. Cuando uno está realmente ocupado, mantener un descanso adecuado puede ser algo no prioritario. Sin embargo, el exceso de trabajo puede hacer que la productividad disminuya. Por eso, recuerda que tomarte 5 o 10 minutos para calmar tu mente puede marcar la diferencia. Los ejercicios de relajación pueden parecer un poco extraños al principio, especialmente si no los has probado antes, pero podrían ser muy útiles para ti.

Otros artículos

¿Cómo acompañar a tus empleados en el proceso hacia la jubilación?

Afrontar la última etapa de la vida laboral con la vista puesta en la jubilación es uno de los momentos más importantes en la vida de una persona, y para el que hay que estar preparado.

Las 5 dudas más comunes que vivimos cada Navidad en el trabajo

Se repiten año tras año y, más allá de hacernos disfrutar de esta mágica época del año, pueden producirnos algún que otro dolor de cabeza. ¡Seguro que tú también te sientes identificado con ellas!

Diversidad generacional en la empresa

¿Cómo conviven los Millennials con las generaciones más senior?