¿Cómo impactan las metodologías agile en el bienestar laboral inetral?

Cuando pensamos en entornos de trabajo disruptivos, altamente colaborativos y eficientes que promueven el bienestar integral de los empleados, las metodologías agile juegan un papel fundamental. ¿Por qué?

La razón es sencilla: los departamentos de Recursos Humanos, como catalizadores de innovación en las organizaciones, han ido adoptando metodologías de trabajo que promueven la flexibilidad, la rapidez y, especialmente, una mejor capacidad de adaptación al cambio.

En este sentido, la sustitución del modelo tradicional (‘en cascada’) por otro basado en una mayor autonomía del empleado permite que el entorno de trabajo se adapte no solo a las necesidades propias de cada tarea, sino también a las de la persona que las lleva a cabo. De este modo, se dota a los empleados de una libertad que propicia el sentimiento de colectividad y pertenencia, incrementando la motivación, la rapidez en la toma de decisiones y el crecimiento profesional. Tres aspectos que repercuten positivamente en la salud física y mental de los trabajadores y, por extensión, en un mejor rendimiento.

Pero ¿qué otras ventajas tiene la adopción de metodologías agile para impulsar la salud integral de los empleados? Desde Humans 4 Health by Cigna te lo contamos:

  • Disminuyen el sentimiento de frustración. Antes de ‘agile’, cuando una empresa desarrollaba un nuevo proyecto se seguía un proceso lineal que podía tardar varios años en cerrarse, con un alto riesgo de no adaptarse a la demanda final del cliente. Ahora, el proyecto se divide en tareas más pequeñas que deben resolverse en breves periodos de tiempo. Un cambio que tiene grandes ventajas, pues se reducen las horas de trabajo, el cansancio mental y físico asociado a los proyectos de larga duración y la frustración experimentada cuando el resultado no se ajusta a las necesidades del cliente o la demanda del mercado. En las denominadas ‘empresas agile’, se considera el error como una oportunidad de mejora; siempre y cuando los empleados sean capaces de corregirlo rápidamente.
  • Mejoran la confianza en uno mismo. El hecho de formar parte de un equipo transversal, en el que las responsabilidades y los logros se distribuyen a partes iguales, hace que la autoconfianza y la satisfacción de los empleados aumente. Confían más en sus habilidades y eso les hace ser más activos y eficientes.
  • Fomentan el crecimiento profesional. Las empresas ágiles analizan el potencial de sus empleados para determinar cuáles son las aptitudes susceptibles de ser mejoradas, a fin de orientar y completar su formación e impulsarlos en su crecimiento profesional. La consecuencia directa es una mejora de su propia valoración personal y una mayor implicación con la organización.
  • Permiten gestionar mejor el tiempo. Al dividir los proyectos en tareas más pequeñas y fijar entregas a corto plazo para que sean revisadas y ajustadas, las empresas ágiles ayudan a una mejor gestión del tiempo de sus empleados, evitando el estrés derivado de la acumulación de tareas.

Más allá de estos beneficios, es muy útil que los responsables de gestión de personas y los responsables de Recursos Humanos adopten estos procesos porque además impulsan:

  • El compromiso de los empleados. Al aplicar las metodologías agile, se promueven aspectos como el reconocimiento, el trabajo en equipo, la comunicación o el desarrollo profesional, lo que minimiza la posibilidad de frustración laboral.
  • La atracción del talento. Las características propias de una ‘empresa agile’ favorecen el employer branding. De este modo, la organización será más atractiva ante posibles candidatos, lo que mejora su competitividad en el mercado. Pero eso no es todo. El proceso de selección será más rápido. Este modelo de trabajo permite estar en contacto directo con el resto de los equipos, por lo que se sabrá rápidamente qué tipo de perfiles se necesitan y se reducirán los errores y los costes en la selección.
  • La competitividad de la organización. Estas metodologías fomentan el enfoque proactivo de los miembros de la empresa en la búsqueda de la excelencia del producto o servicio. Además, la integración y perfeccionamiento constante mejora considerablemente la predicción de costes y tiempo, así como el resultado final.

La transformación hacia una empresa agile implica, además, un cambio de cultura organizacional. Precisamente, la manera en que se gestione esa transformación es un factor determinante para alcanzar el éxito y es ahí donde, una vez más, el bienestar de la plantilla debe ser prioritario. No hay que olvidar que el foco de cualquier cambio está en las personas, en sus interacciones y comportamientos. O lo que es lo mismo, en su salud y bienestar integral.

Otros artículos

¿Por qué es tan importante la formación en la empresa?

El mundo empresarial, como la sociedad en su conjunto, se encuentran en continuo proceso de transformación y mejora.

Transformación digital en la empresa: los empleados, la clave del éxito

La transformación digital en una empresa es un cambio asociado a la aplicación de tecnologías digitales con el objetivo de mejorar la eficiencia o generar nuevas oportunidades de negocio, entre otros muchos beneficios.

Todo lo que hay que saber para maximizar el bienestar integral en entornos de trabajo híbridos

¿Trabajo presencial o teletrabajo? La mayoría de empresas optan por un entorno híbrido, que permite aunar las ventajas de uno y otro sistema