Diversidad generacional en la empresa: todas las claves para transformarla en una ventaja competitiva

Baby boomers, generación X, millennials… Actualmente, el entorno laboral cuenta con la coexistencia de varias generaciones diferentes trabajando codo con codo.

Cada una de ellas con diferentes expectativas, estilos de comunicación y puntos de vista, pero, sobre todo, con distintas necesidades en materia de salud integral. Precisamente, son los departamentos de Recursos Humanos quienes deben liderar este proceso de adaptación multigeneracional con el objetivo de realizar sinergias y aprovechar los puntos fuertes de cada grupo de edad y, a la vez, desarrollar políticas con las que impulsar su bienestar integral.

De esta manera, una adecuada gestión de las necesidades de cada grupo generacional puede convertirse en una de las principales ventajas competitivas de cualquier empresa. Pero, ¿cuáles son las principales diferencias entre unos y otros, a grandes rasgos?

Resumiendo mucho, los baby boomers (en España se corresponde con las personas nacidas entre entre 1957 y hasta 1977) son los que tienen más inquietudes por su salud física. Por su parte, los miembros de la generación X (1977-1985) suelen estar más preocupados por la conciliación y la salud familiar, pues muchos de ellos tienen hijos. Paralelamente, los millennials (1985–1994) marcados por la crisis económica, incluyen la salud financiera entre sus principales prioridades.

Como organización, ser consciente de estas diferencias permite ofrecer soluciones de salud y bienestar que respondan a las demandas de cada generación de manera directa, mejorando así la satisfacción de los empleados. Pero ¿qué puede hacer una compañía para gestionar la diversidad generacional también en sus programas de salud holística? Desde Humans 4 Health by Cigna te lo contamos:

  • Establecer programas de reverse mentoring. Aportar espacios de intercambio de puntos de vista y conocimiento ayudará a fomentar la cohesión del equipo y el compañerismo. Los empleados más veteranos están familiarizados con la empresa y el funcionamiento de la profesión, por ello pueden guiar a los jóvenes con sus experiencias. Pero a su vez, las nuevas generaciones pueden compartir sus conocimientos tecnológicos y su manejo de la informática. Esta tendencia de mentoring será muy enriquecedora para el personal y promoverá la motivación mutua, ayudando así a que los empleados se sientan más cómodos y sean más productivos.
  • Adaptar el desarrollo profesional a cada grupo de edad. Evolucionar profesionalmente es una motivación que comparten todas las generaciones, no solo las más jóvenes. Por ello, es primordial encontrar formas de garantizar la satisfacción de los empleados y retener al mejor talento. La formación, los seminarios o las charlas son excelentes fórmulas para impulsar desarrollo profesional. En cambio, las tutorías, así como el aprendizaje, deberían estar disponibles para aquellos que se inician en el mundo laboral. Se trata de establecer programas de desarrollo laboral y coaching accesibles para todos y que los empleados tengan la posibilidad de elegir el plan que mejor se adapte a sus expectativas profesionales.
  • Impulsar la integración mediante actividades sociales. Organizar eventos donde los trabajadores puedan conocerse de manera personal y en un ambiente distendido ayudará a crear lazos afectivos en la plantilla. Algunas buenas ideas que se pueden adoptar son: el after-work al terminar la jornada laboral o coordinar eventos de team building como dinámicas y cenas de equipo. Estas actividades suelen aliviar las tensiones y el estrés de la plantilla, mejora su salud mental y, además, son buenas herramientas para fomentar la confianza multigeneracional.

Todas estas estrategias contribuirán a mejorar el bienestar integral de cada miembro del equipo, lo cual repercute en el rendimiento del equipo. No obstante, para garantizar que las soluciones de salud que ofrece la empresa se adecúan a las necesidades de sus trabajadores, es crucial brindar a la plantilla herramientas y recursos que les permitan ser sujetos activos en el control de su propio bienestar. Por ejemplo, proporcionar acceso a pruebas de detección precoz de enfermedades, sesiones de coaching o seguros médicos que incluyan a sus familiares; les permitirá sentirse más seguros y protegidos.

Combatir las diferencias generacionales a través de soluciones de salud debe ser una pieza más de las estrategias corporativas. Se trata de una inversión porque tener una plantilla sana y satisfecha, reducirá el absentismo y las bajas por enfermedad, y además de incrementar su rendimiento en el camino hacia el éxito.

Otros artículos

Duty of Care: La seguridad y salud en las oficinas físicas y virtuales

Siempre se ha dicho que la salud es lo más importante pero, a raíz de la pandemia, la salud laboral se ha convertido aún más en un tema central para las empresas y para los trabajadores. Hablamos, claro está, tanto de salud física como de salud mental.

Desconexión digital: 'Workation'

Seguro que has oído hablar de los nómadas digitales y de cómo, desde que irrumpió la pandemia, cada vez más empleados que trabajan en remoto lo hacen desde hoteles en zonas turísticas o villas en plena naturaleza.

People Analytics: Indicadores claves

La transformación digital de las empresas genera grandes oportunidades a las compañías pero también supone nuevos retos de cara a la consecución de los objetivos.