Guía definitiva para cuadrar las vacaciones de verano

¡El verano ya está aquí! Y con el calor, también llegan las jornadas intensivas y las vacaciones.

Por eso, la organización efectiva del horario de trabajo durante el periodo estival es una de las prioridades a desarrollar por parte de los departamentos de Recursos Humanos.

El primer aspecto a tener en cuenta es la antelación. El empleado debe tener suficiente margen para organizar sus vacaciones, por lo que lo ideal es comunicar el inicio del periodo de solicitud al equipo con, al menos, dos meses de antelación..

También es recomendable utilizar un software de Recursos Humanos específico para la gestión de las vacaciones y ausencias. Lejos quedan las complicadas hojas de Excel: para optimizar este proceso, hacer uso de un programa que permita la automatización de este proceso es una buena idea.

Además, es fundamental establecer unos criterios de adjudicación claros y conocidos por todos los empleados para evitar conflictos. Estos criterios, que dependen de la cultura de compañía y las peculiaridades de su modelo de negocio, pueden ser la antigüedad en la empresa, la paternidad, o incluso un sistema rotativo. En cualquier caso, cada organización marca los suyos.

En este sentido, es clave que la comunicación entre RRHH y empleados sea, si cabe, todavía más fluida. Durante el proceso de organización de las vacaciones es posible que muchos empleados tengan dudas, especialmente aquellos que lleven menos tiempo en la compañía. Cuestiones como la duración, el periodo de disfrute o la coordinación con los tiempos y calendarios internos de la empresa son algunas de las preguntas que puedan surgir, y desde RRHH se debe dar una respuesta clara.

Por último, es importante que este proceso se realice de manera bidireccional, de manera que RRHH ofrezca unas pautas claras y transparentes, y facilitando que el empleado pueda aportar su conocimiento a la hora de identificar posibles cargas de trabajo o imprevistos que puedan surgir. Además, es importante que los diferentes equipos de trabajo conozcan las tareas que se están desarrollando desde otros departamentos, de manera que la distribución de la carga de trabajo se pueda realizar de manera más efectiva.

En definitiva, aunque la organización de las vacaciones puede suponer todo un reto para el departamento de Recursos Humanos, especialmente en las empresas más pequeñas, la transparencia entre la empresa y el empleado durante estas fechas resulta fundamental para negociar y organizar los días de vacaciones dentro del equipo de manera eficiente.

Otros artículos

¿Cómo acompañar a tus empleados en el proceso hacia la jubilación?

Afrontar la última etapa de la vida laboral con la vista puesta en la jubilación es uno de los momentos más importantes en la vida de una persona, y para el que hay que estar preparado.

Las 5 dudas más comunes que vivimos cada Navidad en el trabajo

Se repiten año tras año y, más allá de hacernos disfrutar de esta mágica época del año, pueden producirnos algún que otro dolor de cabeza. ¡Seguro que tú también te sientes identificado con ellas!

Diversidad generacional en la empresa

¿Cómo conviven los Millennials con las generaciones más senior?