Identificar y superar los factores causantes del estrés

Saber reconocer el estrés es el primer paso para prevenirlo y manejarlo. Por eso, conocer qué factores son los que desencadenan la respuesta de estrés en ti es fundamental para desarrollar tus propias pautas de superación.

Lo primero que debes tener en cuenta es no subestimar el impacto de aquellos factores que provocan una respuesta de estrés en ti. A veces puede parecer más fácil hacer ver que estás bien; sin embargo, es importante detenerte, reconocer que te sientes estresado y establecer estrategias para enfrentarte a aquellos factores que te estresan.

Diferentes personas reaccionan de diferentes maneras

Cada uno de nosotros reacciona al estrés de manera diferente. Algo que te estresa a ti puede que no afecte en absoluto a un amigo, o que lo haga de distinta manera.

Esto se debe a que la manera en la que cada persona responde a una situación potencialmente estresante depende de varios factores, incluyendo la genética y las experiencias de vida:

  • Los genes que controlan tus niveles de estrés tienden a mantenerse estables la mayor parte del tiempo, solo fluctúan cuando tu cuerpo necesita estar preparado para luchar o huir. Por esa razón, la manera en la que tu cuerpo responde a estas situaciones depende de estos genes.
  • Además, cuando alguien sufre una situación traumática, puede volverse más sensible al estrés. Esto abarca un amplio abanico de situaciones, que pueden ir desde haber vivido experiencias infantiles complicadas hasta sufrir un grave accidente, o incluso ser víctima de un delito.

Teniendo esto en cuenta, determinar qué situaciones te provocan estrés puede ayudarte a establecer estrategias para superarlo. Por ejemplo, algunos de los factores desencadenantes de estrés más comunes son conocer gente nueva, estar bajo presión en el trabajo, discutir con familiares cercanos o amigos o vivir una situación traumática. Además, nuestros propios miedos y fobias, la falta de control y la presión para ser perfectos que nos imponemos también puede hacernos sentir ansiosos, preocupados o estresados.

Es importante tener en cuenta que eliminar lo que te estresa no siempre es posible; en cambio, lo que sí puedes hacer es aprender a manejar la situación y desarrollar estrategias para responder de manera adecuada. Algunas pautas para lograrlo son:

Aprende a gestionar situaciones estresantes

  1. Cambia tu forma de pensar. La forma en que ves el mundo afecta a tu respuesta ante el estrés. Por eso, ante una situación que te estrese prueba a tomar unos minutos para pensar en ello desde un punto de vista lógico. Sé amable contigo mismo y enfatiza lo positivo en lugar de lo negativo. A menudo somos más duros con nosotros mismos que con nuestros amigos, colegas o familiares. Piensa en cómo tratarías a un amigo en la misma situación y pregúntate por qué deberías tratarte de manera diferente.
  2. Sé divertido. A veces puede ser difícil saber decir que no o expresar abiertamente nuestras opiniones. Sin embargo, es importante poder expresar tus pensamientos y sentimientos de una manera clara y educada.
    Reafirmarse a uno mismo es una señal de respeto, tanto para ti mismo como para la persona con la que hablas. Un primer paso para aprender a ganar seguridad es comenzar con situaciones pequeñas: con el tiempo, te sentirás más cómodo al explicar cómo te sientes. Además, al hacerlo verás que obtienes una respuesta positiva por parte de otras personas.
  3. Anticípate. Si sabes que ciertas situaciones, como reuniones de trabajo importantes, llegar tarde a las citas o no tener comida en la nevera te generan tensión y estrés, planifica con la máxima antelación posible. Prepárate para las reuniones, sal con algo de antelación siempre que sea posible y piensa en tener siempre algo a mano que te permita hacer la cena en el último minuto si es necesario. Si tener la agenda llena de citas y poco tiempo libre te produce ansiedad, reduce tus compromisos. Dedica algo de tiempo a estar solo, relajarte, disfrutar de tus hobbies y descansar.

Todos respondemos ante diferentes situaciones de diferentes maneras. Se necesita tiempo para establecer una estrategia que se adapte a ti, a tu personalidad y a las circunstancias que te causan estrés. Dedica tiempo a descubrir qué es lo que te estresa y cómo puedes desarrollar estrategias para superar estas situaciones difíciles.

Otros artículos

¿Cómo acompañar a tus empleados en el proceso hacia la jubilación?

Afrontar la última etapa de la vida laboral con la vista puesta en la jubilación es uno de los momentos más importantes en la vida de una persona, y para el que hay que estar preparado.

Las 5 dudas más comunes que vivimos cada Navidad en el trabajo

Se repiten año tras año y, más allá de hacernos disfrutar de esta mágica época del año, pueden producirnos algún que otro dolor de cabeza. ¡Seguro que tú también te sientes identificado con ellas!

Diversidad generacional en la empresa

¿Cómo conviven los Millennials con las generaciones más senior?