La disminución de horas de luz natural en invierno, ¿afectan a nuestro rendimiento laboral?

El otoño y el invierno son estaciones ligadas al frío, lluvias, viento y menos horas de luz solar.

Pese a que el ser humano está preparado para adaptarse a todas las condiciones climáticas, éstas pueden afectar a su estado de ánimo o, incluso, a su rendimiento laboral.

Ante la menor exposición la luz natural, el cerebro produce niveles más bajos de serotonina y melatonina -encargados de regular los ciclos de sueño y vigilia y el estado de ánimo – lo que puede provocar en algunos casos fatiga, somnolencia, irritabilidad, ansiedad, desinterés por los estímulos placenteros, baja motivación o mayor dificultad para realizar tareas habituales.

Los empleados que entran y salen de trabajar en horas de oscuridad y pasan la mayor parte de la jornada en interiores iluminados artificialmente pueden tener más riesgo de experimentar estos síntomas. Los primeros que se suelen manifestar suelen ser una sensación de fatiga general y dolor de cabeza, lo que puede terminar por derivar en una mayor sensación de cansancio y, a la larga, una bajada del rendimiento y la productividad.

    Por ese motivo, para cuidar de la salud de la plantilla, es fundamental que el espacio de trabajo reciba luz natural durante el mayor número de horas posible. ¿Cómo podemos hacer esto posible?
  • Organizar los espacios de trabajo próximos a las ventanas y en sentido lateral para que la luz no provoque reflejos que puedan deslumbrar a los trabajadores.
  • Crear ambientes visualmente diáfanos. Omitir tabiques y particiones opacas, y decantarse por puertas de vidrio o mamparas que permitan que la luminosidad fluya hacia las zonas centrales e interiores para que llegue a todos los rincones.
  • Instalar tragaluces, lucernarios o tubos solares que permitan que la luz llegue hasta todos los rincones donde sea necesario.
  • Como refuerzo, una buena idea es optar por las lámparas de espectro total que imitan a la luz del sol. Generan una iluminación de blanco puro, que abarca todos los colores arco iris y transmiten sensaciones similares a las de la luz natural.

La luz natural beneficiará a los trabajadores originando una sana sensación de bienestar, reduciendo la irritabilidad, regulando el sueño, potenciando la concentración e incrementando su rendimiento y productividad.

Otros artículos

¿Por qué es importante fomentar la cultura del descanso entre los empleados?

Un buen descanso es un pilar fundamental de un estilo de vida saludable, conjuntamente con la alimentación, el ejercicio físico y el bienestar emocional.

¿En búsqueda de talento joven? Estas son las claves para atraerlo

La generación Millennial, que comprende a los nacidos a partir de 1980 hasta aproximadamente mediados de los años 90, conforma el grueso del talento joven presente en las empresas españolas en la actualidad.

¿Cuáles son los aspectos que hay que valorar a la hora de contratar un seguro de salud para tu plantilla?

Hace un tiempo podíamos considerarlo una tendencia, pero apostar por la salud y bienestar de los empleados como eje de la estrategia de gestión de personas en una organización ya es una realidad hoy en día.