La disminución de horas de luz natural en invierno, ¿afectan a nuestro rendimiento laboral?

El otoño y el invierno son estaciones ligadas al frío, lluvias, viento y menos horas de luz solar.

Pese a que el ser humano está preparado para adaptarse a todas las condiciones climáticas, éstas pueden afectar a su estado de ánimo o, incluso, a su rendimiento laboral.

Ante la menor exposición la luz natural, el cerebro produce niveles más bajos de serotonina y melatonina -encargados de regular los ciclos de sueño y vigilia y el estado de ánimo – lo que puede provocar en algunos casos fatiga, somnolencia, irritabilidad, ansiedad, desinterés por los estímulos placenteros, baja motivación o mayor dificultad para realizar tareas habituales.

Los empleados que entran y salen de trabajar en horas de oscuridad y pasan la mayor parte de la jornada en interiores iluminados artificialmente pueden tener más riesgo de experimentar estos síntomas. Los primeros que se suelen manifestar suelen ser una sensación de fatiga general y dolor de cabeza, lo que puede terminar por derivar en una mayor sensación de cansancio y, a la larga, una bajada del rendimiento y la productividad.

    Por ese motivo, para cuidar de la salud de la plantilla, es fundamental que el espacio de trabajo reciba luz natural durante el mayor número de horas posible. ¿Cómo podemos hacer esto posible?
  • Organizar los espacios de trabajo próximos a las ventanas y en sentido lateral para que la luz no provoque reflejos que puedan deslumbrar a los trabajadores.
  • Crear ambientes visualmente diáfanos. Omitir tabiques y particiones opacas, y decantarse por puertas de vidrio o mamparas que permitan que la luminosidad fluya hacia las zonas centrales e interiores para que llegue a todos los rincones.
  • Instalar tragaluces, lucernarios o tubos solares que permitan que la luz llegue hasta todos los rincones donde sea necesario.
  • Como refuerzo, una buena idea es optar por las lámparas de espectro total que imitan a la luz del sol. Generan una iluminación de blanco puro, que abarca todos los colores arco iris y transmiten sensaciones similares a las de la luz natural.

La luz natural beneficiará a los trabajadores originando una sana sensación de bienestar, reduciendo la irritabilidad, regulando el sueño, potenciando la concentración e incrementando su rendimiento y productividad.

Otros artículos

Impulsando el lado humano del cambio: cómo liderar el proceso de Change Management desde RRHH

¿Has oído hablar del change management en el entorno corporativo? Es una disciplina fundamental en un contexto que requiere una gran capacidad de adaptación e innovación constantes.

‘Generación Z’ y Salud Laboral: claves para impulsar el bienestar de los recién iniciados en el mercado de trabajo

Según el último estudio de Cigna, ‘COVID-19 Global Impact’, los niveles de estrés de los jóvenes de entre 18 y 24 años se ha incrementado un 25% entre enero y junio de 2020.

Planes de Salud y Bienestar en entornos de trabajo híbridos: ¿Cuáles son las claves fundamentales?

El nuevo escenario que se abre a corto plazo alumbra la consolidación de unas dinámicas de trabajo en las que, en muchos casos, el teletrabajo continuará teniendo un gran peso.