La empresa que ayuda a dejar de fumar: recomendaciones prácticas

El tabaco es la principal causa de enfermedades y muertes evitables en el mundo. El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para la salud, asociado a muerte prematura como consecuencia de las numerosas enfermedades que ocasiona.

Según los expertos, los cigarrillos son responsables del 90% de la mortalidad por cáncer de pulmón, del 95% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), del 50% de la mortalidad cardiovascular y del 30% de las muertes que se producen por cualquier otro tipo de cáncer. Además, es importante destacar el riesgo que corren las personan expuestas al humo ajeno, lo que se conoce como fumadores pasivos.

Dejar de fumar y convivir en espacios libres de humo de tabaco es una de las mejores inversiones en calidad de vida que se pueden realizar, con beneficios para la salud física y mental tanto a corto como a largo plazo. Así, abandonar el hábito tabáquico es la decisión más saludable que una persona fumadora puede tomar.

Y la realidad es que son muchos los fumadores que quieren dejar de serlo: algunos estudios apuntan a que el 70% de ellos quieren dejar de fumar. Sin embargo, muy pocos consumidores de tabaco pueden dejar el hábito con éxito al primer intento.

No cabe duda de que todavía queda mucho trabajo por hacer. Por eso, con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, desde Humans 4 Health by Cigna queremos ofrecer algunas recomendaciones para promover políticas eficaces de deshabituación tabáquica en la empresa.

La primera idea a tener en cuenta es que, cuando un fumador quiera dejar de fumar, deberá acudir a un profesional sanitario para recibir la ayuda más adecuada. En este sentido, el departamento de Recursos Humanos deberá apoyar a su empleado a lo largo de todo el proceso de deshabituación tabáquica, facilitando en todo lo posible la conciliación con las citas médicas y las pautas prescritas.

Tomando esto como punto de partida, existen algunas acciones de apoyo que se pueden poner en marcha con un doble objetivo: apoyar a todos aquellos fumadores activos que quieran dejar de serlo, e incrementar la sensibilización acerca de esta problemática en aquellos fumadores que todavía no hayan tomado esta decisión.

Algunas de estas acciones podrían ser:

  • Implementar de una estrategia de comunicación interna activa acerca de los beneficios de dejar de fumar, con contenidos prácticos y recomendaciones.
  • Poner en marcha un programa de deshabituación tabáquica, dirigido desde los servicios de medicina de empresa, centrado en el seguimiento y monitorización de resultados.
  • Crear un grupo de apoyo dentro de la organización, con fumadores y ex fumadores dentro de la compañía
  • Facilitar el acceso a aplicaciones móviles avaladas por profesionales sanitarios, con programas específicos para dejar de fumar.
  • Promover la participación en carreras, maratones u otras actividades deportivas de ocio.
  • Crear una estrategia de gamificación, en la que se vayan obteniendo una serie de premios a medida que se vayan alcanzando hitos en el proceso de dejar de fumar.

A la hora de dejar de fumar, el entorno es clave para lograr el éxito en este objetivo. Los departamentos de Recursos Humanos tienen una oportunidad de oro para apoyar a sus empleados en este proceso. ¡No la desperdiciemos!

Otros artículos

El estrés de los compañeros afecta negativamente al lugar de trabajo

El estrés laboral puede repercutir en la salud y bienestar de forma negativa.

¿Cómo prevenir el Síndrome de Burnout?

El estrés laboral es uno de los mayores retos para la seguridad y la salud al que se están enfrentando las organizaciones hoy en día.

Ruido en la oficina: ¿Cómo podemos reducirlo?

Cuando hablamos de contaminación acústica, hablamos del ruido excesivo y molesto provocado por las actividades humanas y que produce efectos negativos sobre la salud física y mental.