Las 8 Soft Skills de los equipos de trabajo del futuro

Al analizar el conjunto de destrezas necesarias para poder desempeñar un trabajo, las primeras ideas posiblemente estén relacionadas con las competencias técnicas.

Por supuesto, tener el conocimiento necesario para cumplir con los requerimientos de un determinado puesto de trabajo es condición indispensable para acceder a él. Pero existen ciertos factores relacionados con la inteligencia emocional y social que son fundamentales, tanto en el desarrollo profesional como en la cultura empresarial: las denominadas soft skills.

Las soft skills son aquellas habilidades relacionadas con la capacidad humana de conectar e interactuar de manera asertiva con otras personas para generar resultados de manera conjunta. En un contexto empresarial en el que cada vez más procesos pueden ser automatizados gracias al avance de la transformación digital, la relevancia de estas habilidades va en aumento.

Por esta razón, es fundamental que los distintos perfiles profesionales dentro de un equipo de trabajo adquieran estas competencias, ya que sólo así se podrá responder a los retos de futuro. Y en este proceso, Recursos Humanos tiene un papel central, ya que la estrategia de gestión de personas debe promover una cultura empresarial basada en la importancia de estas habilidades.

Así las cosas, ¿cuáles son las soft skills que deben estar presentes en los equipos de trabajo del futuro?

  1. Trabajo en equipo
    Saber cómo complementar distintas habilidades y talentos, orientados en una misma dirección, es una de las claves del éxito en una organización. Además, se estimulará la creatividad, la productividad y la eficiencia.
  2. Habilidades de comunicación
    Tener la capacidad de expresarse tanto verbalmente como por escrito, y de manera cuidada, ordenada y argumentada, es clave para el buen funcionamiento de un equipo.
  3. Escucha activa
    Escuchar con conciencia plena, concentrándonos en el mensaje que nuestro interlocutor nos quiere comunicar, es fundamental para mejorar el funcionamiento de los equipos de trabajo, ya que permite aunar opiniones y entender mejor los distintos puntos de vista.
  4. Sociabilidad y optimismo
    Ir a trabajar con una gran sonrisa es clave para generar un buen ambiente laboral, minimizar los efectos negativos del estrés y aumentar la motivación. Todos estos aspectos claves tanto para el bienestar laboral como para el éxito empresarial.
  5. Resolución de conflictos
    Es bastante frecuente que los conflictos aparezcan cuando trabajadores con distintas experiencias laborales y perspectivas coinciden en un entorno de alta presión. Por eso, desarrollar la capacidad de gestión de este tipo de situaciones es fundamental para mantener un buen ambiente laboral.
  6. Gestión del tiempo
    Contar con empleados productivos, resolutivos y que sepan cómo sacar el trabajo adelante cumpliendo deadlines es una habilidad fundamental en la gestión de equipos, y que afecta a la propia satisfacción del empleado. Una adecuada gestión del tiempo aumenta la productividad, mejora la conciliación, evita el agotamiento y permite establecer objetivos a largo plazo.
  7. Adaptación al cambio
    Es importante tener la versatilidad y capacidad de entender el entorno y adaptarse a las circunstancias, ya que en la organización del futuro el cambio es una constante.
  8. Resiliencia
    Muy ligado al punto anterior está el ser resilientes, entendiendo esto como la capacidad de una persona o grupo para recuperarse frente a una adversidad, salir fortalecidos de ella, y continuar trabajando con la vista puesta en el futuro.

El desarrollo de estas habilidades es un proceso continuo de descubrimiento y evaluación personal. Sin embargo, la labor del profesional de Recursos Humanos a la hora de identificar debilidades y potenciar fortalezas en los empleados es la piedra angular sobre la que se inicia este proceso. ¡Da el paso hoy para hacer a tu equipo mejor!

Otros artículos

Ola de calor: cómo mantener la productividad en el trabajo a pesar de las altas temperaturas

Controlar la temperatura de los centros de trabajo, adaptar los horarios y promover una correcta organización de las tareas son claves para mantener el bienestar laboral durante el verano.

Las ventajas de abrir un proceso de selección en verano: más flexibilidad y diversidad de perfiles

Tradicionalmente, se ha considerado que los meses estivales son los peores para abrir un proceso de selección.

Decálogo de la desconexión en vacaciones

¿Has escuchado alguna vez el término depresión de la tumbona?