Plan de formación adaptado a las necesidades: Upskilling y Reskilling

Renovarse o morir. Es una frase hecha y parece un tópico pero lo cierto es que, en el contexto actual, las compañías que no sepan adaptarse a los tiempos se quedarán obsoletas.

El motor del cambio son su tejido productivo, es decir, sus trabajadores. En eso se basan los conceptos de Upskilling y Reskilling, dos tendencias imprescindibles en recursos humanos.

Qué son Upskilling y Reskilling

Upskilling y Reskilling Reskilling son dos términos de recursos humanos que tienen mucho que ver con la digitalización actual en el mundo laboral.

Reskilling es la adquisición de nuevas competencias para poder ejercer diferentes funciones o trabajar en distintos puestos.

Upskilling se refiere a hacer evolucionar las competencias necesarias dentro de un mismo puesto o perfil laboral.

Aunque Upskilling y Reskilling pueden parecer lo mismo, lo cierto es que hay un matiz muy importante entre ambos conceptos.

Mientras el Upskilling se refiere al proceso por que que se aprenden nuevas habilidades o se enseñan nuevas habilidades a los trabajadores, el Reskilling es el proceso de aprendizaje de nuevas habilidades para poder desempeñar un trabajo diferente o de enseñanza de nuevas habilidades a los trabajadores para que puedan hacer un trabajo diferente.

Lo que cambia, por tanto, es el contexto. El Upskilling permite a los trabajadores mejorar su desempeño en su trabajo actual, mientras el Reskilling les prepara para poder realizar unas tareas o trabajar en un puesto de trabajo diferente del habitual.

En ambos casos, nos habla de la importancia del reciclaje y de la mejora de las cualidades de los empleados para que la compañía pueda obtener también mejores resultados.

Cómo hacer Upskilling y Reskilling

Existen diferentes estrategias para hacer Upskilling y Reskilling en una empresa. Será el departamento de recursos humanos quien ponga en marcha el plan a llevar a cabo, ya sea de forma individual o grupal.

Estrategias de Upskilling

El Upskilling facilita la empleabilidad mediante el aprendizaje continuo, ya que son programas de capacitación que también ofrecen oportunidades de desarrollo profesional para el trabajador.

El objetivo es que el empleado pueda desempeñar diferentes roles dentro de la organización y que incluso pueda pivotar en diferentes áreas dentro de la compañía.

Para la empresa, este proceso le permite ahorrar dinero en la contratación de nuevos trabajadores pero, también, retener talento y mejorar el compromiso de los empleados. Esto se puede lograr a través de diferentes estrategias de Upskilling como:

  • Programas de capacitación específica. Los trabajadores pueden así mejorar sus habilidades y abrirse nuevas oportunidades de responsabilidad dentro de la compañía. Que con esos programas de capacitación se pueda obtener un certificado profesional es una garantía para la empresa y para el futuro laboral del trabajador.. Es el propio trabajador quien decide qué nuevas habilidades quiere aprender para encaminar su carrera profesional hacia las áreas que más le interesan. Esto mejora la motivación de los empleados
  • Planes de desarrollo personal. Es el propio trabajador quien decide qué nuevas habilidades quiere aprender para encaminar su carrera profesional hacia las áreas que más le interesan. Esto mejora la motivación de los empleados
  • Planes durante la jornada laboral. La mejora de las habilidades de un trabajador es beneficioso para él pero también lo es para la compañía. Por eso, un plan de Upskilling no puede suponer una carga adicional ni tampoco una bajada de la productividad. Permitir que los empleados dediquen una parte de su jornada laboral al aprendizaje será beneficioso para ambas partes.

Todo esto puede hacerse a través de cursos online, rotación de puestos, tutorías y seguimientos, sesiones de ‘almuerzo y aprendizaje’ o sesiones de microaprendizaje, por poner algunos ejemplos de Upskilling que pueden ser de gran utilidad para las empresas.

Estrategias de Reskilling

El Reskilling es el desarrollo de nuevas habilidades laborales a partir de otras que ya posee el trabajador. El objetivo es mejorar las competencias del empleado para el desempeño de su trabajo, lo que permite afrontar con mayores garantías los nuevos retos y oportunidades que se le presentan a la empresa.

La mejora de la productividad y de la competitividad empresarial son algunas de las ventajas del Reskilling, que prepara al trabajador para desempeñar nuevas competencias y habilidades en una nueva función o en una nueva profesión.

La formación Reskilling conlleva que el trabajador quiera ‘reinventarse’ profesionalmente pero también el área de recursos humanos debe considerar quiénes son los empleados más idóneos para formar parte del programa.

Las estrategias de Reskilling que más se utilizan en la actualidad son las siguientes:

  • Formación regulada y de calidada través de cursos, calificaciones y certificaciones, lo que significa que el empleado mejorará sus aptitudes pero también obtendrá el certificado que permite a la empresa tener una garantía de que esa formación es la que necesitan sus empleados para darle una ventaja competitiva frente a la competencia.
  • Mentorías o coaching. Es una forma eficaz de capacitar a los trabajadores de la manera más personalizada posible. Esto es positivo porque se obtiene mayor implicación por parte del empleado y porque permite centrarse en determinados perfiles, generalmente con mayores responsabilidades.
  • Capacitación en el trabajo. Se hace con los propios compañeros y en el propio puesto de trabajo que se va a ocupar. Así se logra que cada trabajador termine desempeñando sus nuevas funciones de forma autónoma después de haber observado a quien tiene a su alrededor.
  • Formación online. Es una estrategia rápida y cómoda para el trabajador porque permite mucha flexibilidad. Además, cada vez hay más competencias o habilidades que se pueden aprender de esta manera.
  • Aprendizaje mixto. Consiste en la combinación de varias de las estrategias anteriores con el fin de mejorar los resultados y ofrecer al empleado una formación más completa.

La elección final del programa a aplicar es cosa de la empresa y de su departamento de recursos humanos.

Los programas de Upskilling y Reskilling son una tendencia al alza dentro de la estrategia de recursos humanos de las empresas porque las compañías que no estén preparadas para el futuro perderán oportunidades de negocio.

Decíamos que estos dos conceptos tienen que ver con la digitalización pero también con otras tendencias laborales como la robotización, la automatización, la sostenibilidad, el trabajo en remoto…

Todo esto hace que las empresas tradicionales se queden obsoletas y tengan que adaptarse a los nuevos tiempos para no quedarse atrás. Eso implica dotar a sus empleados de nuevas habilidades porque el inmovilismo es sinónimo de fracaso empresarial.

El reciclaje y la adquisición de nuevas competencias mejoran el desempeño de los trabajadores de una empresa pero qué duda cabe de que también otorgan a la compañía una ventaja competitiva.

Otros artículos

Duty of Care: La seguridad y salud en las oficinas físicas y virtuales

Siempre se ha dicho que la salud es lo más importante pero, a raíz de la pandemia, la salud laboral se ha convertido aún más en un tema central para las empresas y para los trabajadores. Hablamos, claro está, tanto de salud física como de salud mental.

Desconexión digital: 'Workation'

Seguro que has oído hablar de los nómadas digitales y de cómo, desde que irrumpió la pandemia, cada vez más empleados que trabajan en remoto lo hacen desde hoteles en zonas turísticas o villas en plena naturaleza.

People Analytics: Indicadores claves

La transformación digital de las empresas genera grandes oportunidades a las compañías pero también supone nuevos retos de cara a la consecución de los objetivos.