¿Por qué es importante fomentar la cultura del descanso entre los empleados?

Un buen descanso es un pilar fundamental de un estilo de vida saludable, conjuntamente con la alimentación, el ejercicio físico y el bienestar emocional.

Por eso, cada vez son más las organizaciones que se preocupan por la higiene del sueño de sus empleados, y tratan de fomentar la cultura del descanso entre ellos.

La higiene del sueño comprende una serie de hábitos que favorecen un descanso saludable, y tiene en cuenta algunos de los factores que pueden afectar a la calidad del mismo: los horarios, la estimulación lumínica, el ruido, la alimentación o el deporte, entre otros. Sin embargo, y según los datos del último estudio Cigna 360º Wellbeing Survey, sólo el 39% de los españoles afirma dormir el tiempo necesario.

En este sentido, y según destaca la Sociedad Española de Neurología (SEN), una falta de descanso habitual incrementa el riesgo de padecer problemas de salud como obesidad o hipertensión, además de afectar al bienestar general. Y, precisamente, es de lunes a viernes cuando menos se duerme, lo que puede tener un impacto negativo en la productividad laboral y en el ambiente de trabajo en la oficina.

¿Qué entendemos por sueño saludable? Para un adulto, sería poder dormir entre 7 y 9 horas diarias, sin interrupciones. Para lograr este objetivo, desde la empresa se puede contribuir impulsando programas de orientación para mejorar los patrones de sueño o pequeñas pausas de descanso a lo largo de la jornada, entre otras iniciativas. Además de la propia mejora en el bienestar general en el espacio laboral, la salud física y emocional en los empleados también se verá muy beneficiada. ¿Quieres saber cómo?

  • Refuerzo del sistema inmunitario: al dormir bien, el organismo emplea ese tiempo en recuperarse de las agresiones y regenerar nuestro sistema inmunológico.
  • Corazón sano: un buen descanso es beneficioso para el sistema cardiovascular ya que mantiene la presión arterial a niveles bajos.
  • Mejor estado de ánimo: dormir facilita la producción de melanina y serotonina, hormonas que contrarrestan otras como la adrenalina y el cortisol y por consiguiente reduce el estrés.
  • Más memoria: descansar permite al cerebro consolidar toda la información recibida a lo largo del día, además de favorecer la concentración y en consecuencia el rendimiento diario.
  • Reducción del riesgo de padecer obesidad: dormir bien regula el metabolismo y reduce el riesgo de padecer obesidad.

Otros artículos

Ola de calor: cómo mantener la productividad en el trabajo a pesar de las altas temperaturas

Controlar la temperatura de los centros de trabajo, adaptar los horarios y promover una correcta organización de las tareas son claves para mantener el bienestar laboral durante el verano.

Las ventajas de abrir un proceso de selección en verano: más flexibilidad y diversidad de perfiles

Tradicionalmente, se ha considerado que los meses estivales son los peores para abrir un proceso de selección.

Las 8 Soft Skills de los equipos de trabajo del futuro

Al analizar el conjunto de destrezas necesarias para poder desempeñar un trabajo, las primeras ideas posiblemente estén relacionadas con las competencias técnicas.