Todas las claves para adaptar las políticas de salud y bienestar en la empresa a los entornos de trabajo híbridos

En las nuevas dinámicas de trabajo que forman parte del nuevo escenario laboral, el teletrabajo continúa teniendo un gran peso.

Por este motivo, se hace especialmente relevante la adecuación de las políticas de salud y bienestar a los nuevos entornos de trabajo híbridos en los que cada vez más personas desarrollan su actividad.

Así, es conveniente poner en marcha distintas medidas encaminadas a reforzar la salud física y el equilibrio emocional de la plantilla, ya que el principal valor de una organización son las personas que forman parte de ella. Por tanto, los departamentos de Recursos Humanos deben dar respuesta a las nuevas necesidades que surgen tanto en el trabajo presencial como remoto.

En este sentido, pese a que una de las principales ventajas del teletrabajo es una mayor facilidad a la hora de conciliar la vida personal y laboral, todavía existen una serie de retos estrechamente vinculados a esta modalidad de trabajo. Algunos de ellos están relacionados con las dificultades que algunas personas experimentan a la hora de desconectar del trabajo cuando trabajan lejos de la oficina.

En muchos de estos casos, los límites entre el tiempo de trabajo y el tiempo de descanso se diluyen de tal forma que resulta muy complicado definir con exactitud el principio o el final de la jornada laboral. Como consecuencia, se produce un impacto negativo en la salud y bienestar de los empleados fruto del incremento de sus niveles de estrés.

Así, es fundamental que las empresas tengan en cuenta esta situación con el objetivo de poner en marcha medidas dirigidas a cuidar de la salud y bienestar de la plantilla de manera integral, independientemente del lugar en donde desarrollen su actividad. De ahí que resulte interesante poner en práctica ciertas pautas basadas modelos de trabajo ágiles centrados en la consecución de objetivos, así como incentivar la adopción de técnicas de concentración y productividad que ayuden a una mejor gestión del tiempo.

Además, otras medidas que pueden ser útiles son:

  • Acortar el tiempo de las reuniones y su duración máxima, siempre partiendo de una agenda predefinida.
  • Promover un día a la semana sin reuniones, de manera que los empleados puedan dedicarlo a las tareas pendientes.
  • Fomentar la desconexión digital de manera activa y transversal a la organización

¿Cuáles son las claves para adaptar las políticas de salud y bienestar a los nuevos entornos de trabajo híbridos?

Además de lo expuesto anteriormente, existen muchas iniciativas que resultan muy interesantes a la hora de adaptar las políticas de salud y bienestar a los nuevos entornos de trabajo híbridos. ¡Desde Humans 4 Health by Cigna te desvelamos algunas de ellas!

  • Reforzar la capacidad de gestión del cambio. Proporcionar formación en habilidades relacionadas con la resiliencia y asertividad es clave para saber enfrentarse a contextos de incertidumbre. De ahí que sea fundamental impulsar actividades enfocadas a la gestión del cambio entre los empleados, lo que repercutirá en una transformación de la cultura corporativa.
  • Apostar por la telemedicina. Poner a disposición de los empleados una plataforma de telemedicina que les permita cuidar de su salud estén donde estén es una medida muy adecuada en los nuevos entornos de trabajo híbridos. No hay que olvidar que esta medida lanza un mensaje muy potente: la organización se involucra directamente en la mejora de la calidad de vida de la plantilla facilitando el acceso a la atención sanitaria.
  • Implantar un sistema de reconocimiento y desarrollo de carrera. Tras una época de incertidumbre, es conveniente poner en marcha políticas de reconocimiento y sistemas de incentivos, así como programas de formación o desarrollo personalizado que contribuyan a incrementar la implicación y orgullo de pertenencia.
  • • Desarrollar programas virtuales Global Health. Preocuparse por la salud física y el bienestar de los empleados es ahora más importante que nunca. Por ello, es un buen momento para poner en marcha programas de wellbeing que aborden la salud de manera global, integrando el bienestar físico, emocional, social y familiar, con foco en aspectos como la gestión del estrés, el desarrollo de programas de conciliación o el impulso a los sistemas de retribución flexible.

En definitiva, el departamento de Recursos Humanos debe anticiparse a las nuevas necesidades en salud y bienestar de los empleados, teniendo en cuenta los retos particulares del trabajo presencial y remoto. Solo de este modo las políticas de bienestar serán efectivas, independientemente de dónde se encuentre físicamente el empleado.

Otros artículos

¿Por qué los planes de salud y bienestar integrales contribuyen a mejorar el bienestar emocional en los entornos de trabajo híbridos?

¿Te habías parado a pensar alguna vez en todos los aspectos que influyen en el bienestar de los empleados?

¿Cómo lograr una plantilla comprometida y motivada?

Motivación y compromiso: dos palabras con un significado crucial en una organización y, especialmente, para los profesionales de Recursos Humanos.

¿Cuál es el beneficio social más demandado por los empleados en los nuevos entornos de trabajo híbridos?

Está comprobado que este tipo de ventajas hacen que el empleado se sienta valorado, útil y cuidado.