Todo lo que hay que saber para maximizar el bienestar integral en entornos de trabajo híbridos

¿Trabajo presencial o teletrabajo? La mayoría de empresas optan por un entorno híbrido, que permite aunar las ventajas de uno y otro sistema

Pero, ¿cómo minimizar los inconvenientes de ambos modelos? De la consecución de este reto depende el bienestar laboral de los trabajadores y de la empresa.

¿Qué es el modelo de entorno híbrido de trabajo?

La pandemia ha llevado a las oficinas nuevas formas de organización del trabajo, adaptadas a las necesidades. El teletrabajo solucionó en un principio la imposibilidad de reunirse en un entorno laboral común para restringir al máximo los contactos personales pero, pasado el tiempo, esta fórmula ha ido mutando hacia un modelo de entornos híbridos de trabajo.

En la mayoría de los casos se ha optado por una organización de las tareas que combina el trabajo en remoto con el trabajo presencial en la oficina, que es lo que se entiende como un entorno híbrido.

El tiempo de trabajo de un mismo empleado se divide entre la casa y la oficina. O también puede organizarse el trabajo de modo que parte de los empleados estén en la oficina todo el tiempo y, otra parte, en casa; con o sin rotación, dependiendo de las necesidades y de las preferencias de cada persona, con el fin de alcanzar el mayor bienestar de los empleados y de la empresa.

Este funcionamiento puede solucionar ciertos problemas que presentaba el teletrabajo estricto al mismo tiempo que se beneficia de sus ventajas. Aunque, como cualquier otro modelo de organización del trabajo, también presenta sus propios retos para los departamentos de Recursos Humanos.

¿Cómo implementar un modelo de trabajo híbrido?

Muchas compañías han querido implementar un modelo híbrido que permitiera maximizar las ventajas de la presencialidad con las del trabajo en remoto. ¿Cómo hacerlo? ¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Qué hacer con las oficinas. Los espacios físicos en un entorno híbrido se han convertido en lugares de encuentro para intercambiar ideas, realizar reuniones y fomentar el trabajo en equipo. Ahora deben adaptarse a esta nueva realidad y eso también implica una reorganización física en las oficinas: mobiliario, tecnología, iluminación, etc
  • Cultura de la empresa. El teletrabajo presenta, entre sus inconvenientes, el riesgo de aislamiento del trabajador, lo que puede suponer una merma en su salud laboral. La tecnología es la que hace posible mantener el sentimiento de pertenencia con la implementación de procesos de gestión en la nube, fundamental para que las ‘oficinas digitales’ tengan un funcionamiento óptimo. Esto simplifica las tareas del día a día y mejora la eficiencia y la productividad. Por eso hay que elegir el sistema más conveniente en cada compañía.
  • Mantener la flexibilidad. Una de las claves en el bienestar de la empresa cuando llegó el teletrabajo fue la posibilidad de administrar el tiempo para conciliar. El modelo híbrido debe permitir que esa ventaja, que tantos beneficios trae para la motivación del trabajador y, por tanto, para su productividad laboral, siga vigente.

Ventajas y desventajas del entorno híbrido de trabajo

Todos los modelos de organización del trabajo tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Igual que ocurre con el modelo presencial o el teletrabajo, también en el entorno híbrido de trabajo hay una cara y una cruz.

Ventajas del entorno híbrido de trabajo

El modelo híbrido suele tener más defensores que detractores. De hecho, muchas encuestas arrojan que éste es el preferido por los empleados. Veamos por qué:

  • Ofrece mayor bienestar y estabilidad emocional a los empleados.
  • Permite mayor flexibilidad horaria.
  • Reduce el estrés y la ansiedad, mejorando la salud laboral de los trabajadores.
  • Permite un mayor ahorro al reducir al trabajador los costes de desplazamientos.
  • Mejora la gestión del tiempo y, por tanto, la eficacia y productividad de los empleados.

En resumen, da mayor satisfacción a los trabajadores y eso repercute positivamente en su bienestar integral.

Desventajas del entorno híbrido de trabajo

Como todo sistema de trabajo, el modelo híbrido también presenta algunos inconvenientes, destacando especialmente las dificultades del trabajador para desconectar, lo que puede repercutir en su productividad.

Las fronteras entre el espacio laboral y el espacio personal se han difuminado. Un informe de Cigna concluye que el 79% de trabajadores españoles dicen vivir conectados a su trabajo las 24 horas del día, un 10% más que en 2020. Esto es un reto que debe afrontar el modelo híbrido de trabajo.

Claves para que el entorno híbrido de trabajo tenga éxito

Para que los entornos híbridos de trabajo puedan aprovechar todas sus ventajas y minimizar todos los posibles inconvenientes, hay que tener en cuenta una serie de claves:

  • La empresa debe reforzar sus políticas internas para optimizar su funcionamiento.
  • Se debe invertir en adaptar los espacios de trabajo, tanto físicos como virtuales, a los nuevos modelos híbridos:
  • Es importante contar con plataformas que permitan tener un espacio de trabajo virtual común, de manera que se faciliten las tareas individuales y colectivas.

El entorno híbrido de trabajo puede ser beneficioso para los trabajadores pero, también, si está planteado teniendo en cuenta todas las variables, puede ser muy útil y eficaz para las empresas.

Otros artículos

Duty of Care: La seguridad y salud en las oficinas físicas y virtuales

Siempre se ha dicho que la salud es lo más importante pero, a raíz de la pandemia, la salud laboral se ha convertido aún más en un tema central para las empresas y para los trabajadores. Hablamos, claro está, tanto de salud física como de salud mental.

Desconexión digital: 'Workation'

Seguro que has oído hablar de los nómadas digitales y de cómo, desde que irrumpió la pandemia, cada vez más empleados que trabajan en remoto lo hacen desde hoteles en zonas turísticas o villas en plena naturaleza.

People Analytics: Indicadores claves

La transformación digital de las empresas genera grandes oportunidades a las compañías pero también supone nuevos retos de cara a la consecución de los objetivos.