¿Tu equipo sufre mucho estrés en el entorno laboral? Pon en marcha un taller de respiración

Reuniones, llamadas, plazos de entrega urgentes, tareas imprevistas…

Son algunas de las circunstancias cotidianas que contribuyen a disparar los niveles de estrés de los trabajadores y a situarlos en un estado de ánimo de tensión e irritabilidad.

Combatir el estrés depende de diferentes factores como el ejercicio, la alimentación o el sueño, pero hay momentos puntuales en los que los empleados se enfrentan situaciones de mucha tensión. Ante estos casos, ¿cómo se puede rebajar este alto grado de nerviosismo? La respuesta está en la respiración.

Ante una situación de estrés, el sistema nervioso simpático se activa y lanza picos de cortisol y adrenalina. Para limitar su efecto, es posible activar el sistema nervioso parasimpático (relacionado con el descanso) a través de la respiración profunda. Es por esta razón que las técnicas de respiración son especialmente útiles para combatir el estrés.

Al respirar de forma consciente, se ejerce un control activo sobre el cuerpo, que permite sacar un mayor partido de la capacidad pulmonar, aumentar la cantidad de oxígeno e incrementar la oxigenación de las células. Además, se impulsa la liberación de las endorfinas, lo que hace sentir una agradable sensación de bienestar.

Dado que uno de los ambientes más proclives a generar estrés es el entorno laboral, muchas empresas incluyen talleres de respiración dentro de las iniciativas de salud y bienestar dirigidas a sus equipos. A través de estos programas, los empleados pueden aprender diversas técnicas de respiración y ponerlas en práctica cuando consideren que el estrés les está superando, en cualquier momento de la jornada laboral.

¿Cómo son estos ejercicios de respiración anti estrés? Uno de los más sencillos consiste en sentarse en una postura correcta, relajar el cuerpo, cerrar los ojos, inhalar durante dos segundos, contener la respiración por un segundo, exhalar durante cuatro segundos y terminar aguantando nuevamente la respiración durante un segundo. Repitiendo este sencillo ejercicio durante cinco minutos, la sensación posterior será totalmente distinta, el trabajador se encontrará mas centrado, tranquilo y listo para reanudar su tarea con actitud más positiva.

Otros artículos

Ola de calor: cómo mantener la productividad en el trabajo a pesar de las altas temperaturas

Controlar la temperatura de los centros de trabajo, adaptar los horarios y promover una correcta organización de las tareas son claves para mantener el bienestar laboral durante el verano.

Las ventajas de abrir un proceso de selección en verano: más flexibilidad y diversidad de perfiles

Tradicionalmente, se ha considerado que los meses estivales son los peores para abrir un proceso de selección.

Las 8 Soft Skills de los equipos de trabajo del futuro

Al analizar el conjunto de destrezas necesarias para poder desempeñar un trabajo, las primeras ideas posiblemente estén relacionadas con las competencias técnicas.