Las ventajas de abrir un proceso de selección en verano: más flexibilidad y diversidad de perfiles

Tradicionalmente, se ha considerado que los meses estivales son los peores para abrir un proceso de selección.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad, nada más lejos de la realidad. Si bien la necesidad de reclutar nuevos perfiles es independiente de la época del año, lo cierto es que, si coincide en verano, son varias las ventajas y oportunidades a la hora de captar nuevo talento.

Por eso, si estás pensando en abrir un proceso de selección durante la época estival, desde Humans 4 Health by Cigna desgranamos algunas de los beneficios que puedes obtener:

  • Septiembre, el mejor mes para incorporar talento
    El último cuatrimestre del año es uno de los más intensos en el ciclo empresarial. Por eso, si a la vuelta del verano se puede contar con todos aquellos perfiles profesionales que la estrategia empresarial requiere, los resultados serán muchos mejores.
  • Aumento de la flexibilidad para concertar entrevistas
    Dado que en verano las jornadas son más flexibles y los días más largos, es más sencillo poder concertar entrevistas de trabajo con aquellos candidatos que puedan encajar en el perfil.
  • Más tiempo para invertir en el proceso
    La disminución de la carga laboral en los departamentos de Recursos Humanos permite tener más tiempo para invertir en el proceso de análisis de necesidades, así como en la búsqueda del perfil más idóneo.
  • Mayor diversidad de perfiles junior
    Son muchos los estudiantes que aprovechan sus vacaciones para buscar nuevos horizontes profesionales. Si estás buscando un perfil de este tipo, avanzar con el proceso durante los meses estivales es una buena idea.

Sin embargo, durante la selección es posible que tengamos que hacer algunos ajustes, en comparación con lo que sería el proceso habitual. Se trata de únicamente de un pequeño cambio de hábitos, como puede ser priorizar los contactos por email frente al teléfono, o las entrevistas por videollamada frente a las presenciales.

Además, cabe la posibilidad de que aquellos candidatos en activo estén un poco menos receptivos a escuchar ofertas, ya que su objetivo inmediato son las vacaciones y no quieren mirar más allá. Sin embargo, esto no debe interpretarse como una desventaja por si misma, si no que cumple una función de filtro para conocer mejor la motivación del candidato por el proyecto que se le ofrece.

No dejes pasar la oportunidad, y aprovecha este verano para encontrar el talento que tu organización necesita. ¿A qué esperas?

Otros artículos

¿Cómo acompañar a tus empleados en el proceso hacia la jubilación?

Afrontar la última etapa de la vida laboral con la vista puesta en la jubilación es uno de los momentos más importantes en la vida de una persona, y para el que hay que estar preparado.

Las 5 dudas más comunes que vivimos cada Navidad en el trabajo

Se repiten año tras año y, más allá de hacernos disfrutar de esta mágica época del año, pueden producirnos algún que otro dolor de cabeza. ¡Seguro que tú también te sientes identificado con ellas!

Diversidad generacional en la empresa

¿Cómo conviven los Millennials con las generaciones más senior?